Iniciar Sesión Ayuda

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y poder ofrecerte contenidos interesantes. Si tienes alguna duda, puedes consultar nuesta Política de Privacidad de Datos y Normativa de uso del site.
Política de cookies +

 

 

Cris Aramburo

Creo que todo lo que vivimos, sentimos y experimentamos son puertas abiertas que nos invitan a adentrarnos en lo que somos. Si tomamos esa invitación, cada gesto, cada respiración, se vuelve viaje. Así, entré en contacto con la práctica de yoga. Al principio fue eso, práctica. Dejarme abrir y dejarme ver desde un lugar diferente. Tomar los retos y mirarme cara a cara. Lo que descubrí lo quise compartir y me formé como profesora de Vinyasa Yoga, estilo dinámico y vigoroso en el que había empezado mi práctica en la escuela norteamericana años antes. En mis prácticas hay una clara intención en la alineación, la respiración y la suavidad y potencia en el movimiento haciendo que éste surja desde el “core” o centro de gravedad. Acompañando todo esto de una profunda escucha de manera que pongamos cada vez más consciencia y utilicemos todo lo que somos tanto dentro como fuera de la esterilla. Es esta misma escucha la que me llevó a investigar la práctica de Yin Yoga, un estilo totalmente reparador, sutil y profundo como ninguno del que también doy clases.